Lactancia, ¿rendirse? Jamás

martes, 7 de junio de 2016


Existen un sin fin de artículos, mitos, pros y contras acerca de la lactancia, algunos con cierto grado de veracidad, otros con mucha desinformación.

Mi experiencia comienza desde que mi pequeño estaba en la panza. Mi esposo y yo, asistimos con mucha dedicación al curso de preparación, en el cual siempre nos hicieron énfasis en lactar a nuestro hijo por encima de cualquier cosa. Hoy, pasado un mes del nacimiento de mi bebé, !cuánto agradezco dicha enseñanza!

Para entrar en calor, les diré a todas las mamás que se estrenan en este maravilloso oficio, que lactar es un camino que se recorre con dolor pero tiene enormes recompensas. Así que ¡ánimo! A continuación les daré unos trucos basados en mi propia experiencia. Cabe aclarar que todo cuerpo es distinto, pero, con un poco de disciplina, estos consejos les serán de utilidad.

No perder la calma.

Los primeros días nuestra producción de leche será mínima, necesitaremos trabajar en equipo con nuestro hijo para que el alimento brote abundantemente. Debemos poner nuestro hijo al seno las veces que sean necesarias (cada vez que pidan), con el paso de los días verán los resultados.

Horarios. 

No permitan que el sueño las derrote, ustedes son el soporte de una nueva vida,  hay que alimentar al bebé cada dos o tres horas.

Postura.

Si no te sientes cómoda no lo estás lactando bien. Aprende a conocer al bebé, prueba junto a él varias posturas hasta que los dos logren un estado de confort, ¡Créeme, esto hará la diferencia!

El dolor es pasajero.

Los pezones dolerán como nunca los primeros días de lactancia, aguantar este periodo será la clave para alimentar adecuadamente a tu pequeño. Cambia de seno cada vez que sea necesario, pero siempre asegúrate que coma en promedio 40 minutos.

Consentir nuestros pezones.

Ellos son los que más sufren, es importante atenderlos para evitar dolores incontrolables. Báñalos con sulfato de magnesio y agua tibia por lo menos dos  veces al día. Después de cada amamantada utiliza vaselina pura en los pezones y retírala 10 minutos antes de alimentar de nuevo al bebé.

Recuerda, por encima de todo, no dejes de alimentar a tu hijo con la leche que produces.





3 comentarios:

  1. Excelente! tengo dos niños y dí lactancia exclusiva hasta los 6 meses! han crecido sanos y ha sido el mayor regalo de ser mamá, saludos

    ResponderEliminar
  2. Tengo una niña de 13 meses y seguimos con lactancia materna (no exclusiva claro). Lactar no es nada fácil y parece que cuando sales de una te metes en otra (yo también hablé de ello en mi blog) pero como tu bien dices, tiene su recompensa.
    Las primeras semanas yo usaba una pomada que se llama purelan y que se podí aplicar despues de dar el pecho y no era necesario retirarla antes de amamantar ya que no es perjudicial para el bebé.

    ResponderEliminar
  3. Muy buenos consejos, lo que pasa que la práctica siempre es más complicada. Yo con el primero fracase en la lactancia, solo le di 3 meses, pero con el segundo fenomenal y aplique alguna de las cosas que comentas. Un abrazo

    ResponderEliminar